Estoy en un país extranjero, ¿y ahora qué hago?

Poredgareem

Estoy en un país extranjero, ¿y ahora qué hago?

Estoy en un país extranjero, ¿y ahora qué hago?

Los principales problemas que deberás enfrentar en un país extranjero

 

Estoy en el extcambio_paisranjero ¿y ahora qué hago? Esta es la pregunta que nos hemos hecho muchos migrantes. Un día sales de tu país lleno de ilusiones y al día siguiente tienes que enfrentarte a la cruda realidad.  En este post quiero tratar los problemas más comunes que se presentan a un migrante latinoamericano, sobre todo cuando se encuentra en un país en donde no se habla español.

Antes de entrar de lleno al sujeto, quiero aclararte que este post lo escribo principalmente desde mi propia experiencia, 10 años de vivir en Francia, 10 años en lo que he tenido que adaptarme a las circunstancias que la vida me ha presentado; hacerme cargo solo de un niño, tramitar papeles sin dominio perfecto de la lengua, aprender el francés, conseguir trabajo, etc.

Pero también describo lo que he podido aprender hablando con otros latinos que viven en Francia y también en otros países de Europa, Estados Unidos o Canadá.

Algo que he podido notar es que, en cuatro de cinco matrimonios mixtos, es la mujer la latinoamericana, por lo que uno de los principales factores de la integración es la familia y los hijos.

Otro factor importante a tomar en cuenta es que, la mayoría de latinoamericanos con las cuales he intercambiado puntos de vista desde que estoy en Europa, provienen de la clase media y tienen mínimo 2 años de estudio universitario, un aspecto muy importante en la integración pues esto delimita el tipo de trabajo que busca la persona.

Una vez puesto el escenario sobre la mesa, pasemos a hablar de los obstáculos a la integración en un país europeo y cómo vencerlos. Imaginemos el siguiente escenario:

Marta es una chica de 25 años que estudia biología en la universidad, un día se inscribe a un curso de francés en la escuela de lenguas de su universidad y allí encuentra a Jaques, quien viene de Francia y está realizando su práctica como profesor de francés para extranjeros. Marta y Jaques se enamoran profundamente y un año después se casan y tienen un hijo.

Luego de la boda cómo Jaques tiene que regresar para terminar sus estudios, Marta y Jaques deciden irse a vivir a Francia, el último día la familia de Marta organiza una fiesta a la cual asisten todas sus amigas, Marta está muy emocionada e ilusionada de su nueva vida en Europa. Al día siguiente se suben los tres al avión y doce horas más tarde aterrizan en Francia y allí comienzan las dificultades…

Marta comprende el francés, pero casi no lo habla, así que es Jaques quien tiene que hablar en nombre de ella. La señora de la migración la trata como una ignorante pues el hecho de no hablar francés correctamente hace pensar a las personas que Marta es una analfabeta. En 12 horas, Marta pasa de ser una estudiante universitaria con una buena posición social a ser una analfabeta…

El problema se agrava 3 meses después cuando Marta va a inscribirse a la oficina de empleos y el plan de carrera que le ofrece su consejero es estudiar francés y buscar trabajo en una empresa especializada en limpieza, o pasar un diploma que le permita cuidar tres niños en su casa. Marta trata de hablar de sus estudios universitarios y no hay manera, el consejero no la deja ni hablar, él insiste que el plan de carrera que le ha hecho es su única esperanza y obliga a Marta a firmarlo.

He aquí el primer problema para la integración, la barrera del idioma.

Marta está perdida, empieza a estudiar el francés y poco a poco habla mejor aunque con un fuerte acento por lo que la gente sigue insistiendo en tratarla cómo ignorante, pero ahora ella puede argumentar y es aquí donde Marta puede superar el primer obstáculo, Marta ha terminado su curso de francés y antes de ir a la siguiente entrevista con su consejero en la oficina del empleo, ella realiza una búsqueda de todos los trabajos que podría realizar, entre ellos encuentra Auxiliar de Vida Escolar (AVS) que son las personas que ayudan a los niños discapacitados en las escuelas, también encuentra la opción de animadora escolar (las personas que cuidan a los niños en el recreo, el almuerzo y en la noche mientras los padres llegan a buscarlos).

La estrategia de Marta es la mejor estrategia para superar la barrera del idioma, ella sabe que siempre tendrá el acento, pero lo acepta y se atreve a discutir con la gente, a presentar argumentos válidos para apoyar sus ideas.

Problema con los títulos extranjeros

En la mayoría de países europeos y especialmente en Francia, no existe una equivalencia de diplomas; sin embargo, siempre tenemos alternativas, si eres ingeniero en informática o un buen comercial, siempre puedes encontrar trabajo si haces un buen currículo y muestras tus conocimientos a la hora de la entrevista. Aunque es posible que te paguen un poco menos que a los que tienen un título europeo, lo importante es encontrar un primer trabajo pues una vez tienes una primera experiencia en Europa, te será más fácil encontrar algo mejor.

Si eres psicólogo, biólogo, químico, etc., es posible que tengas que hacer uno o 2 años de estudio antes de poder trabajar en tu profesión.

El tema de la integración a un país extranjero será el tema de un nuevo post.

Problemas culturales

Volvamos al caso de Marta quien no quería inscribir a su hijo en la guardería, pues quería disfrutar de los primeros tres años de su vida, pero necesitaba poder ir a los cursos de francés, la presión que ejercía la familia de Jaques para que inscribiera al niño en la guardería “como todo el mundo” terminaron por convencerla.

Cómo Jaques trabaja todo el día, es Marta quien debe ocuparse de llevar y recoger a su hijo de la guardería. Cada vez que lo recoge escucha el mismo sermón, el niño no habla bien el francés porque ella le habla en español.

Marta tendrá que acostumbrarse a este discurso pues cada fin de semana los suegros se lo repiten y más tarde en la escuela maestras, los animadores escolares, etc. Continuarán diciéndole lo mismo, hay que hablarle en francés porque tiene un importante retraso en la adquisición del lenguaje.

Pero Marta es testaruda y no solo continúa hablándole en español a su hijo, sino que busca documentación sobre los niños bilingües, y encuentra que no hay nada mejor que el bilingüismo. Ella descubre que los niños bilingües tienen mayor facilidad para aprender un tercer idioma. También descubre que no es cierto que tenga un retraso en el aprendizaje del idioma, es solo que a la edad de su hijo, los niños tienen la capacidad de aprender un número limitado de palabras y que en el caso de los niños bilingües si sumamos las palabras que conocen en los 2 idiomas obtenemos el mismo número de palabras que conoce un niño que habla un solo idioma.

Por otra parte, Marta aprende que después de los 3 años el niño dejará de mezclar los 2 idiomas y hará la perfecta distinción entre el francés y el español. Ahora Marta tiene los argumentos necesarios para responderle a la gente que le dice que debe de dejar de hablarle en español.

Este problema de las barreras culturales es muy difícil a superar, en Europa los niños van a la guardería desde el primer año (actualmente esto está cambiando) y los abuelos no están acostumbrados a ocuparse sistemáticamente de los nietos, cómo lo hacen los abuelos latinoamericanos, para quienes es común tener a los nietos todas las tardes mientras los padres trabajan. Los abuelos europeos se ocupan de los nietos en casos puntuales.

Por otro lado, debido a la influencia de los medios, los europeos consideran un problema para la adaptación de un niño el hecho de ser bilingüe, en Francia por ejemplo es muy común escuchar a una persona decirte “en Francia se habla francés” cuando te escuchan hablando español. La mejor respuesta es ignorarlos y si es necesario debatir con argumentos lógicos.

Yo pienso que el español es un bagaje cultural muy importante para los hijos de parejas mixtas por lo que este será el objeto de un nuevo post.

Por otro lado, es importante adaptarse a la concepción de la familia en Europa pues no es la misma que en Latinoamérica, esto te evitará muchos problemas. En Latinoamérica estamos acostumbrados a funcionar como clan y nos parece natural que sean los abuelos que se ocupen de los nietos, en Europa cuando los hijos se van de casa para formar una nueva familia, los padres reorganizan su vida. Entender esta diferencia es vital, pues te evitará sentirte ofendido si los abuelos te dicen que tienes que buscar otra alternativa, pues ellos no tienen el tiempo de ocuparse de tus hijos.

Discriminación y racismo

Lo dejé de último pues pienso que no es tu principal problema, habrá mucha gente que te hablará mal, incluso algunos se permitirán decirte que les estás robando sus recursos, sin embargo, esto es algo con lo que tendrás que aprender a vivir, piensa que esta gente generalmente tiene poca educación y se deja guiar por el miedo, el odio y la frustración por lo que no vale la pena tratar de discutir con ellos. Tu mejor arma es ignorarlos o ponerlos amablemente en su lugar en caso que te estén faltando al respeto.

Créeme no hay nada que enoje más a un racista que una respuesta tranquila y educada porque él espera una respuesta agresiva para probar que los extranjeros detestan a los franceses (alemanes, italianos, etc.) cuando le respondes tranquilamente, es él quien queda cómo una persona vulgar y agresiva, yo incluso suelo agregar una sonrisa sutil para acentuar el efecto.

De todas formas, el fenómeno del racismo y de la xenofobia se acentúa cada vez más en Europa, debido a la crisis económica y a la manipulación de los medios de información que utilizan a los extranjeros para desviar la atención de los europeos de los verdaderos problemas de la Europa actual.

 

Y tú, ¿has encontrado otro tipo de dificultades? Dime que piensas de este artículo.

 

 

Sobre el autor

edgareem administrator

Deja un comentario